sábado, 10 de marzo de 2012

Singapur - Enfocados en la sociedad de la información y el conocimiento


SINGAPUR

País (nombre oficial):           República de Singapur.
Capital:                                  Singapur.
Superficie:                             647.5 km2
Población:                             4.740.737 (Est. 2011 - http://www.indexmundi.com/es/singapur/poblacion.html)
Lenguas:                                Chino, Malayo, Tamil, Inglés (todas son lenguas oficiales).
Alfabetismo:                          93,5% total; 97,0% hombres; 89,8% mujeres (est. 1999). 
Religiones:                             Budistas (Chinos), Musulmanes (Malayos), Cristianos,
Hindúes, Sikh, Taoistas, Confucionistas.
Expectativa de vida:             Hombres: 77,22 años; mujeres: 83,35 años (est. 2001) Gobierno:                              República parlamentaria
Producto nacional bruto (per cápita): $26.500 (est. 2000)
Industria:                               Artículos electrónicos, productos químicos, servicios
financieros, taladros petroleros, refinación de petróleo, productos a base de caucho, industrias de alimentos y bebidas, astilleros para reparar barcos, comercio del depósito, biotécnia.
Agricultura:                           Caucho, copra, frutas, orquídeas, verduras; avicultura,
 huevos, pesca, pescados ornamentales.
Tierras de Labrantío:             2%
Minerales y Recursos:          Pesca, puertos en aguas profundas.


La isla de Singapur, considerada como una ciudad Estado y el país más pequeño del sudeste de Asia, se ubica entre la península de Malasia por el sur e Indonesia al norte, con una extensión de solo 707 km2, menor que el Distrito Metropolitano de Caracas y una población de apenas cinco millones de habitantes, similar a la de la Gran Caracas, de los cuales 75,5% son chinos, 13% malayos y 8,7% hindúes.

http://www.americaeconomia.com/politica-sociedad/sociedad/educacion-y-desarrollo-el-caso-de-singapur

ECONOMÍA

Singapur posee una economía de mercado libre y próspera, caracterizada por un entorno abierto y exento de corrupción. Tiene precios estables y uno de los PIB per capita más altos del mundo. La economía depende principalmente de las exportaciones, particularmente las del sector electrónico e industrial.

La economía de Singapur está clasificada como de un 87,4 por ciento libre (Heritage), lo que le hace ser la segunda economía más libre del mundo.

Singapur ha desbancado a Japón y se ha convertido en la economía asiática más competitiva, según la última edición del Indice de Competitividad Global que elabora el World Economic Forum. Japón pasa al segundo puesto en el ranking de competitividad de Asia-Pacífico, seguido de Corea del Sur, Taiwán y Australia.

CONDICIONES SOCIALES
Hace tan sólo 40 años el “tigre asiático” era sólo un poblado de pescadores. Los habitantes de la capital homónima de Singapur gozan de los más altos estándares de vida. En una ciudad donde no existe la pobreza y en que la educación, la salud y los servicios sociales alcanzan altísimos estándares de calidad; por si esto fuera poco, los ingresos per cápita de los singapurenses se incrementan vertiginosamente con el correr del tiempo.
            La educación en Singapur es gratuita y de muy alto nivel, además que el gobierno le asigna una cuenta de ahorro a cada niño desde su nacimiento.

Singapur ocupa el N° 27 entre los países de Índice de Desarrollo Humano muy alto, con una esperanza de vida cercana a los 82 años y con la calificación por Transparencia Internacional como una de las naciones menos corruptas del mundo.
Este país representa otro caso exitoso de cómo, en un tiempo relativamente corto, se puede lograr el desarrollo económico, cuando las estrategias para impulsarlo se orientan con una visión de largo plazo y atendiendo las demandas de las nuevas realidades globales. Es así como Singapur ha impulsado su política de desarrollo según los requerimientos de la sociedad de la información y el conocimiento, promoviendo la industrialización y el fomento de empresas manufactureras intensivas en tecnología, como la electrónica, la mecánica, la química y las ciencias biomédicas.
Singapur ha logrado superar las ineficiencias que caracterizaban su educación a los inicios de la República, elevándola a una prioridad en el esfuerzo del desarrollo del país, para lo cual se introdujeron exigentes requerimientos para el magisterio y se elevaron sustancialmente las remuneraciones del mismo, paritarias a ingenieros y otras profesiones de prestigio nacional. Este pequeño país, con la mayor densidad de población después de Mónaco, cuenta con un sistema educativo que desde la escuela primaria está orientado a desarrollar aptitudes, carácter y valores en los estudiantes y a motivarlos para la investigación, la creatividad y el emprendimiento. 
Todo ello sujeto a un exigente sistema nacional de evaluación permanente que se aplica, tanto a instituciones públicas como privadas, y que ha permitido que en las pruebas mundiales de matemáticas y ciencias, para jóvenes de diez a 14 años, sus estudiantes siempre califiquen en los primeros lugares.
La preparación para el ingreso a las universidades dura de dos a tres años, en un período de estudios preuniversitarios y, a pesar de ello y por las exigencias meritocráticas de sus instituciones, solo logran ingresar a las mismas los más capaces. El país cuenta con tres universidades públicas, la Universidad Nacional de Singapure, ubicada en la posición III entre las mejores del mundo, la Nanyang Technological University, la Singapure Management University y otras tres universidades de gestión privada. 
Igualmente, opera un sistema abierto a la globalización que facilita el funcionamiento en su territorio de sucursales de otras casas de estudio a nivel mundial, como la de Chicago, el Insead y la Universidad de Nueva York.
Las universidades del Estado no son gratuitas, pero existen políticas de financiamiento para estudiantes meritorios de escasos recursos y un sistema de préstamos a largo plazo que permite que los egresados, luego de dos años, comiencen a pagar por los estudios realizados. 
Existe igualmente un novedoso sistema de promoción de la ciencia y tecnología apoyado en la creación de la Agencia de Ciencia, Tecnología e Investigación, adscrita al Ministerio de Comercio e Industria y no al de Educación, con lo que se pone en evidencia el interés de Singapur por impulsar la ciencia y la tecnología, como pilares fundamentales de su desarrollo.
Por ello el país ha pasado del tercer mundo al primer mundo en apenas cuatro décadas, con extraordinarios avances científicos como el laboratorio solar de la Universidad Tecnológica de Nanyang, el cual mediante un proceso similar a la fotosíntesis de las plantas, permite convertir el agua en combustible de hidrógeno, una fuente energética renovable que reduce la dependencia de los combustibles fósiles.
Singapur ha alcanzado todos estos avances, sin contar con los recursos naturales de un país como el nuestro (Venezuela), que en estas últimas cuatro décadas ha acentuado su rentismo petrolero y está estancado en su proceso de desarrollo, por lo que se hace indispensable una reforma educativa integral para lograr el país productivo y capaz de insertarse exitosamente en la economía global, que tiene que ser la Venezuela del siglo XXI.
Análisis realizado por José Ignacio Moreno León

CONCLUSIÓN
Singapur se ha enfocado en desarrollar lo que, de ahora en adelante se convertirá en el capital más importante de las naciones, el conocimiento. El hecho de apoyar a los estudiantes con una cuenta de ahorro donde les es depositada una cantidad para contribuir con su futura educación universitaria, además de los planes de financiamiento que ofrecen las mismas es prueba de que la prioridad del estado de Singapur es desarrollar a fondo los conocimientos de sus habitantes, que todos tengan una excelente formación universitaria. Con respecto al desarrollo científico y tecnológico es positivo que sea promovido por los sectores de industria y comercio, ya que como comente anteriormente, el mayor capital que tendrán las naciones será el conocimiento mismo. Singapur es un país cuyas riquezas naturales son infinitamente inferiores a las de Venezuela.
Venezuela debe enfocarse más en impulsar educación de calidad, dejar de lado la ideologización, integrar estado y empresa privada para desarrollar a la sociedad entorno a programas educativos que permitan capacitar y formar profesionales en diversas áreas, que no sean solo títulos universitarios sino gente capaz de integrarse a labores tanto productivas como de investigación y desarrollo tecnológico. 
El venezolano debe empezar a generar riqueza en cuanto al conocimiento se trata, es decir debe formarse y dejar de lado el facilismo y el conformismo. Debemos aprovechar los recursos naturales, si, pero debemos enfocarnos en desarrollar conocimiento si queremos sobrevivir en un mundo cuya tendencia es esa.

Bibliografía:

http://www.indexmundi.com/es/singapur/poblacion.html

http://www.americaeconomia.com/politica-sociedad/sociedad/educacion-y-desarrollo-el-caso-de-singapur




http://asiapacifico.bcn.cl/noticias/el-caso-de-singapur-un-salto-a-la-modernidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada